domingo, 2 de agosto de 2009

Una de física




Hace ya algún tiempo escuché a un reconocido periodista de Córdoba (con llegada nacional) tratar de explicar la supervivencia de una criatura que fue baleada en el vientre materno en función de la cercanía a la que fue efectuado el disparo.


Por alguna extraña razón este periodista concideraba beneficioso que el disparo haya sido efectuado "quemarropa" ya que, según él: "la bala no alcanzó a tomar velocidad"; esto es una barbaridad y voy a explicar detalladamente la física de un disparo de pistola.


El cuadro inicial es la bala en reposo en la recámara del arma, se detona el fulminante (sustancia química que produce una chispa con el golpe del percutor) alojado en la parte posterior de la vaina, la pólvora combustiona violentamente generando gases (me ahorro los comentarios sobre cinética química); estos gases provocan varios efectos casi simultáneos: el primero es sellar la recámara debido al aumento del diámetro de la vaina y evitando así que los gases retrocedan; el segundo es desprender el proyectil de la vaina y con su expansión impulsarlo a lo largo del cañon del arma, con esta descripción ya deben imaginarse lo que sigue.


No hay manera de que una vez que el proyectil abandona el cañon "algo" lo siga empujando, dicho de otro modo; los gases aceleran el proyectil en la medida en que el cañon del arma guía su expansión hacia adelante, una vez que el proyectil deja atrás la boca del cañon del arma todo lo que hace es desacelerar porque los gases son liberados al medio ambiente. La velocidad instantánea en la boca del arma se llama en física "velocidad inicial del proyectil" y es la mayor que éste puede alcanzar.


Lo que pasa después (o casi en simultáneo) es que por el principio de "acción y reacción" la vaina provoca el retroceso de la corredera de la pistola que con ayuda de un dispositivo, el "extractor", la desaloja de la recámara y es empujada hacia afuera por una nueva bala que asciende gracias al mecanismo del cargador; posteriormente el resorte de la corredera invierte el movimiento provocando que ésta se cierre quitando la bala del cargador y alojándola en la recámara.


En cuanto al proyectil; después de ser disparado sigue una trayectoria parabólica en lo que en física se llama "tiro oblícuo", que es una combinación del "tiro vertical" y el M.R.U (movimiento rectilíneo uniforme).

1 comentario:

Dormidano dijo...

Ya me lo temía.
Pero no me sorprende.
Si un periodista es capaz de decir
"-Le pidió que salga" puede tranquilamente, es más, es perfectamente lógico que no tenga idea de armas.
Lo cual no inhibirá su capacidad declamatoria y esa cara de informado que pone cuando habla con ese tonito de autoridad que ni te cuento...